Historia

 

El recuerdo de los primeros años de la Cooperativa Andalucía se mantiene vivo. El compañerismo, el don de servicio y el trabajo arduo hasta altas horas de la noche eran la tónica en un principio. El 18 de octubre de 1969, bajo el liderazgo y visión del reverendo padre Gonzalo Pérez, 28 personas decidieron conformar la Cooperativa de Ahorro y Crédito Andalucía Ltda., con un capital de 230 sucres.

 

En ese entonces se entregaban préstamos de 50 a 200 sucres para las personas que no podían acceder al crédito bancario y que verdaderamente necesitaban ese dinero para sacar adelante a su familia.

 

Uno de los primeros préstamos de 10 mil sucres fue concedido para la compra de una camioneta que iba a ser usada por su dueño para ofrecer el servicio de transporte en el barrio y en sus alrededores. De este modo este gran sueño de servir a toda la comunidad de Andalucía empezó en un galpón junto a la Iglesia Nuestra Señora de Fátima de la Parroquia Andalucía. Allí laboraban 14 emprendedores que demostraban confianza y solidaridad entre uno y otros y con todos los socios de la Cooperativa Andalucía.

 

 

En ese espacio amplio, pero donde no había separación entre escritorios, trabajaban tres personas en ventanillas, una en Cuentas Nuevas, una Contadora, una persona en Cobranzas, el Gerente: el señor Alfredo Izurieta Timm; tres personas en Crédito y la señora que se encargaba de la limpieza. Su horario de trabajo era de 11:30 a 18:00.

 

Pronto, la Cooperativa compró el terreno ubicado junto a la Iglesia para construir su Oficina principal. Poco a poco se colocaron las bases y se levantaron los tres pisos del edificio de la Oficina Matriz., el cual se inauguró para la atención al público hace 17 años aproximadamente.

 

Allí los socios afianzaron su confianza de visitar a la Institución y preguntar si cada día se aperturaban más cuentas nuevas, porque siempre se sintieron dueños, como lo son, de su Cooperativa Andalucía. En ese instante como ocurre hasta la actualidad, los asociados encontraban en los funcionarios de la Institución a personas de su confianza a quienes podían contarles sus sueños de abrir una microempresa y, al mismo tiempo, sentirse correspondidos con el apoyo de un crédito y consejos prácticos sobre cómo administrar su nuevo negocio.

 

En aquel entonces, en el edificio de la Oficina Principal se ocupaban la Planta Baja y el Mezanine, porque los otros dos pisos aún no estaban terminados. Sin embargo, los recuerdos de aquella época traen a la memoria más de una anécdota sobre el trabajo en equipo como el de una funcionaria que contó: “cuando ingresé a laborar en la Oficina Principal, las agencias tenían tarjetas para cálculo manual y a fin de año las traían para que calculemos los intereses y los costos por cada servicio, por ejemplo el del fondo mortuorio.

 

 

Con el paso de los años, cada vez se añadían más personas a la lista de socios de la Cooperativa Andalucía porque los asociados recomendaban nuestros servicios a sus familiares, vecinos y amigos. Esta publicidad ‘boca a boca’ continúa siendo una fortaleza de nuestra Institución, porque la gente reconoce la calidad humana y de servicio que les ofrecemos.

 

Al rememorar estos 45 años encontramos que la ética, la honestidad, el respeto y la solidaridad siempre fueron la guía de cada uno de los miembros de la Cooperativa Andalucía. Una forma de vida que siempre proyectó en sus hechos y palabras el reverendo padre Gonzalo Pérez y que los directivos de la Cooperativa supieron comunicar a todos los colaboradores de la Institución.

 

 

La idea del padre Pérez nació sin un alto presupuesto porque ni siquiera consideraba salarios de los socios involucrados en sacar adelante a la Institución. Sin embargo, su proyecto era claro y tenía bases bien cimentadas y hoy cuatro décadas después vemos los frutos: una Institución sólida, solidaria con los socios que lo necesitan y ubicada entre las más reconocidas de las Cooperativas controladas por la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria.

 

Las proyecciones de crecimiento de nuevas agencias, que hasta el momento suman siete, para atender a nuevos mercados, una excelente administración y la generación de nuevos productos y servicios son las pautas que permitirán que nos sigamos consolidando como una Entidad confiable para la ciudadanía de Quito y de otros cantones. Así lo reconocen nuestros socios a favor de quienes está dirigido el esfuerzo diario.

 

En estos 45 años de vida institucional la Cooperativa de Ahorro y Crédito Andalucía Ltda., ha consolidado una base de 140.000 socios, y un saldo en cartera de 129 millones; dos de los indicadores que evidencian nuestro crecimiento en estos años.

 

Nuestras 8 agencias cubren todo el Distrito Metropolitano de Quito, brindando la oportunidad a nuestros socios de acceder de forma fácil y rápida a nuestros productos y servicios con calidad y ahorro de tiempo.

 

Las agencias Pedro Vicente Maldonado y Lago Agrio son nuestras agencias fuera del Distrito Metropolitano de Quito, otorgando la oportunidad de crecimiento a sus pobladores.

 

Nuestras acciones en el área de recursos humanos están encaminadas a fortalecer el perfil profesional del personal para afrontar los nuevos desafíos que se requieren por la permanente innovación y creación de nuevos servicios, con el fin de atender en forma diferenciada a los socios/clientes.